18/12/14

EL RANCHERO 18-12-2014


EL RANCHERO

Me habría gustado conocer al anónimo ranchero de que habla don Abundio.

Los vecinos del Potrero lo eligieron para ir a la ciudad a tramitar cierto asunto de la congregación. Cuando el hombre se presentó ante el funcionario éste lo vio con menosprecio, pues el enviado iba vestido pobremente. Le preguntó, desdeñoso:

-¿Qué no hay en ese rancho gente de mayor representación que tú?

-Sí la hay, señor, y mucha –respondió con estudiada humildad el campesino- Pero dijeron que, para alguien como usted, bastaba con alguien como yo. Y hasta sobraba.

Me habría gustado conocer a aquel ranchero. Sabía oponer la grandeza de los pequeños a la pequeñez de los grandes.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario